Para ver los lugares más espectaculares de Ibiza, hay que estar en el lugar adecuado y en el momento justo.

La puesta de sol de Benirràs es preciosa, pero si la puedes ver un domingo por la tarde, cuando decenas de personas celebran la marcha del sol a ritmo de los tambores, se convertirá en un momento irrepetible.